La revocación en tiempos del cólera

Quieren ser alguien en lugar de hacer algo.
Florestán

Cuando estamos por iniciar el momento más grave del coronavirus, la fase 3, van 449 muertes y 5 mil 847 casos, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha subido a la discusión un tema aparentemente agotado pero no superado: la ratificación de su mandato.

Es algo que trae desde hace años, marcadamente en su última campaña presidencial. Recuerdo que siendo candidato, acudió a Tercer Grado, de Televisa, y le pregunté sobre el tema y reiteró su deseo pero ya no cada dos años, sino cada tres.

—Será al tercer año —acoté.

—Sí, eso, al tercer año, porque yo no me voy a reelegir.

Ya en la Presidencia, envió la iniciativa para hacerla en las elecciones intermedias, lo que fue rechazado por la oposición en el Senado, donde no tiene mayoría absoluta, Pero se llegó a un acuerdo: que se hiciera el 21 de marzo de 2022, con los mismos requisitos de cualquier otra consulta, la participación del INE, incluida.

Y así estaba todo hasta que el martes, cuando al denunciar una campaña, otra, en su contra, el Presidente dijo: Les ofrezco adelantar la fecha de la (consulta) revocación del mandato. Que no sea hasta el 22, que la hagamos aprovechando que va a haber elecciones el mismo día, es una tarjeta adicional: ¿Qué quieres, que continúe el presidente o que renuncie? Y podemos hacer el cambio en la Constitución y si yo envío, si me responden hoy, mañana la iniciativa de reforma constitucional y se puede porque tendría mayoría absoluta tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores y también en los congresos locales. Esto ayudaría mucho para que se aminorara el ansia y bajara el enojo.

Las críticas de la oposición se dieron por la coyuntura: plantear una reforma electoral en las puertas de lo peor de la pandemia.

Por la noche, Ricardo Monreal la desechó por lo que le decía arriba: carece de los votos para una reforma constitucional.

Pero de que puso tema, lo puso.

La de la pandemia es por las noches.

RETALES

1. DESPLOME. Esa propuesta pasa por la debacle de Morena, cuyo reconocimiento se ha desplomado de 40 por ciento en diciembre de 2018 a 18 por ciento el mes pasado. El PAN tiene 10 por ciento y el PRI 8. Con ese 18 por ciento ni de lejos asegura la mayoría calificada de la Cámara de Diputados;

2. MOCHE. El gobierno de Ciudad de México envió una circular a sus trabajadores, personal sanitario incluido, para que donen una parte de su salario para atender la emergencia sanitaria del covid-19. No cabe duda de que la sensibilidad no es una característica de este gobierno capitalino;

3. REGRESO. Nueve gobernadores del bloque panista, Chihuahua no, devolvieron al gobierno federal todos los insumos médicos traídos de China por la SRE por la mala calidad. Y además denunciaron que la ayuda es insuficiente. Lo mismo dijo ayer Silvano Aureoles.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
@lopezdoriga
lopezdoriga.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *