¡¡NO ME AYUDES COMPADRE!!

Por Rafael Cano Franco

El señor Gerardo Vázquez Falcón, dirigente de Index en Sonora se subió al carro de aquellos liderazgos que exigen al Gobierno del Estado la reactivación de ciertas actividades económicas, en su caso la industria maquiladora, a pesar de que en estos momentos la entidad enfrenta la etapa más severa de la crisis de salud por Covid-19.

Y muy al estilo del Gabino Barrera, que no entendía razones, el señor Vázquez Falcón se lanzó a una cruzada personal en contra de todo aquel que osará contradecirlo, sea el secretario de Salud, Enrique Clausen o una periodista como Socorro Rodríguez que lo acorraló en su programa de radio y lo hizo mostrar su lado intolerante a la crítica y al cuestionamiento razonado.

Todo indica que solamente los razonamientos que él expone son válidos y los argumentos de los demás deben ser menospreciados cuando lo contradicen.

Podemos enumerar muchos errores del secretario Enrique Clausen Iberri, pero se debe reconocer que ha seguido los protocolos sanitarios que dicta el Consejo Estatal de Salud, eso es uno de los factores que han mantenido a Sonora como el estado fronterizo con USA con menos casos de Covid-19 y aunque la medicina es amarga y a veces causa dolor o molestias, es la mejor opción para no sufrir contagios masivos que terminen por saturar hospitales y con ello limitar la atención médica.

Pero don Gerardo parece que eso no lo entiende; por eso, en lugar de exponer los argumentos que lo llevan a pedir la reactivación del sector maquilador y comparar sus ideas con la situación sanitaria, para así determinar si es viable en este momento reabrir las maquilas, lo que hace es victimizarse y tirarse al piso acusando un hostigamiento en su contra.

Pero cosa curiosa, mientras don Gerardo Vázquez clama por la apertura de la maquila sonorense, desde Nogales le mandan decir que no momento para caer en decisiones precipitadas y que lo mejor es seguir las indicaciones sanitarias que emite la Secretaría de Salud.

No crea que el mensaje llegó de un político, en realidad salió de su misma organización, en este caso de Wendee Molina, presidente de Index-Nogales, quizá la filial más fuerte de esa agrupación en Sonora, con 45 mil trabajadores y más de 100 empresas.

El posicionamiento de Wendee Molina va en un sentido totalmente diferente al de Vázquez Falcón; mientras el dirigente de Index Sonora quiere caminar en otra dirección a la que marcan las autoridades sanitarias; desde Nogales le dicen que “es hora de sumar y no dividir”.

A diferencia de lo que pregona Vázquez Falcón, los maquiladores de Nogales hablan de un trabajo en equipo entre ellos y las autoridades con el único objetivo de preservar la salud y el trabajo de las familias que dependen de esa industria: “Juntos emprenderemos acciones para hacer frente al reto que representa la actual crisis de salud”.

Desdeñando la belicosidad de don Gerardo Vázquez, el dirigente de Index-Nogale es muy claro al ubicarse en una posición: “el riesgo es de todos y por ello nos ponemos de su lado, es decir, del lado del Estado, somos la industria más social de México y no somos partidarios de la confrontación, somos partidarios del diálogo y de la armonía, nuestro próspero y maravilloso estado lo merece”.

El posicionamiento termina con un claro reconocimiento a las acciones emprendidas: “Acciones de verdadero valor para la sociedad han sido implementadas por su gobierno (Claudia Pavlovich, a quien se dirige el documento) privilegiando la salud y la vida humana en esta difícil etapa por la que atraviesa el mundo entero y juntos trabajaremos incansablemente para superar este reto”.

Con lo anterior es evidente que ni siquiera entre su gremio se comparte la visión de Gerardo Vázquez, también queda claro que antes de andar buscando pleitos, los maquiladores quieren ir de la mano con el gobierno del estado y juntos determinar el mejor momento para volver a la actividad productiva.

Y un último detalle: queda de manifiesto que don Gerardo Vázquez no buscó el consenso de sus afiliados y la guerra que pretendió iniciar, fue más a título personal que en defensa de su gremio.

Eso pasa cuando el ego es más grande que la capacidad de razonar.

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *