Todos los modelos biomatemáticos muestran muertes y contagios

Rafael Cano / 2020-05-11A pesar de los anuncios de que la “curva” de contagios está aplanada y el Covid-19 ya fue domado, la realidad es que del 4 al 10 de mayo se registró la semana más letal desde que se decretó la cuarentena, al registrarse 1,311 muertes en todo el país; apenas el domingo se registraron 112 defunciones –la cifra más baja desde que inició la tercera etapa—y con ello el total de personas que perdieron la vida por coronavirus llegó a 3 mil 465.

En Sonora la situación no es diferente: apenas el viernes se reportaron 33 nuevos casos para Hermosillo y con ello llegó a 156, en menos de una semana aumentó el doble el número de infectados.

Un día después, el sábado 9 de mayo, el secretario de Salud, Enrique Claussen Iberri decía que los sonorenses “viven –como si él no fuera sonorense– tiempos difíciles” y anunciaba un total 16 nuevos casos detectados, 9 de ellos en Hermosillo, para así llegar a 165 personas positivas a Covid-19.

Mientras la situación sanitaria se encuentra en su etapa más peligrosa, las presiones de algunos sectores productivos, ciertamente afectados por el cierre de empresas no esenciales, se han dejado sentir y exigen al gobierno la reactivación de determinadas actividades.

Ante esa situación y debiéndose ponderar aspectos prioritarios como el de la salud, el gobierno del estado anunció que el inicio del Plan de Reactivación Económica podría darse entre el 16 y 22 de mayo.

Al anunciar el Plan de Reactivación Económica, la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano fue muy honesta al aceptar que en todos los modelos biomatemáticos que le presentaron hay contagios y fallecimientos, de ahí la importancia de que la ciudadanía se comporte con madurez y respete las medidas dictadas.

La fecha tentativa para iniciar la reactivación económica se fundamentó en el trabajo realizado por biomatemáticos, investigadores y economistas de diversas instituciones académicas de Sonora y sus conclusiones se presentaron al Consejo Estatal de Salud, donde se determinó viable el proyecto, pero bajo ciertas condicionantes y la aplicación de estrictos protocolos de salubridad.

Las condiciones indispensables son: hacerlo de manera escalonada, paulatina, reactivando entre el 17 y 34 por ciento

No se trata de que todas las empresas vayan a reiniciar actividades en esa fecha, el porcentaje gira entre el 17 y el 34 por ciento de la población, durante todo un mes, priorizando a los municipios, sectores productivos y actividades de menor riesgo.

Otro factor a considerar es que el 75 por ciento de los sonorenses continuemos en el aislamiento social, al menos por las dos semanas siguientes para evitar una propagación incontrolable de la enfermedad.

Para el secretario de Salud, Enrique Clausen Iberri, la etapa 3 de la pandemia debe nominarse comio “Etapa Crítica de Protección Máxima” y por ello condicionó la reactivación económica a un reforzamiento de las seis causas justificadas para salir de casa: uso de cubrebocas en espacios cerrados y donde confluyan varias personas, filtros de toma de temperatura aleatorios, control de ocupación en trasporte público y privado al 50 por ciento.

También: control de acceso a negocios (filas no mayores a 10 personas), control de aforo interno para evitar aglomeración de personas, restricción total del consumo presencial en restaurantes (solo se permitirá la venta de alimentos para llevar) y todo esto reforzado con medidas de control y vigilancia por parte de las autoridades para garantizar el cumplimiento de estas determinaciónes.

Pero hay que recalcarlo: a pesar de ser muy estrictos y observar de manera puntual las indicaciones, no existe ningún modelo biomatemático que garantice no existan más contagios y por tanto más muertes, en eso son muy claros y coincidentes todas las proyecciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *